rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Ciudades romanas perdidas en Europa

Los romanos quedaron en la historia por muchas razones: su arte, su religión, sus costumbres, su política, entre tantas otras. Una de las razones que siguen llamando la atención aún hoy es su forma de convivir; sus reglas sociales, sus construcciones, su estilo de vida. Si consideramos los miles de años que separan a este imperio de los avances actuales resulta sorprendente ver sus magníficas construcciones y como adaptaban sus ciudades a la naturaleza que las rodeaba. Así podemos ver construcciones aptas para grandes inundaciones, ciudades hechas en la altura, etcétera. A su vez, sorprende cuanta similitud hay entre sus antiguas ciudades y las nuestras actuales. Muchos relatos y arte que han sobrevivido al tiempo e investigaciones históricas hechas actualmente nos permiten imaginar a la perfección como vivían los romanos. Sin embargo hay una forma de estar en contacto con la historia preferida por los turistas: visitar las ruinas de sus ciudades.

Congelados en el tiempo

Una de las ruinas o, más bien, de las ciudades perdidas más conocidas mundialmente y visitadas año a año es Pompeya en Nápoles, Italia. La erupción del volcán Vesubio en el año 79 cubrió rápidamente todo a su paso, dejando una ciudad detenida en el tiempo. Pero Pompeya no es la única ciudad perdida, en España se encuentran muchas otras que son también testigos del paso del tiempo. Ciudades griegas, romanas y asentamientos pre históricos conviven hoy con las grandes ciudades. Quien las visite podrá hacer un viaje en el tiempo, admirando las muestras de sus costumbres y forma de vida.

Muestras de la historia

Una de las ciudades perdidas más conocidas es Numancia. Allí sus habitantes se resistieron a los romanos en el siglo I, llevando incluso a intentos de negociación con el Senado. Finalmente, años después, la ciudad fue sitiada por quince meses. Todo esto costó la vida de la mayoría de sus habitantes. Itálica, otra de las ciudades perdidas, hoy en Sevilla, fue testigo de importantes eventos en la época romana, entre ellos el nacimiento del emperador Adriano. Fue la primera ciudad romana fuera de Italia por lo que conserva las mismas construcciones que se encuentran en ese país. Dentro de estas construcciones hay algunas aún más antiguas, lo que hace a esta ciudad digna de ser visitada y fotografiada. Allí, tan cerca de grandes ciudades como Madrid, se encuentra este espacio congelado en el tiempo, esperando a ser visitado.

Modernidad y antigüedad

Si lo que desea el turista es vivir nuevas experiencias en Europa estos viajes al pasado deben ser realizados. Cualquier aficionado a la historia o la cultura romana quedará asombrado al tener frente a sus ojos testigos de esa época como lo son estos antiguos asentamientos. Lo mejor de estas ciudades perdidas es que permiten, por su cercanía a grandes ciudades, estar en contacto con las ciudades más modernas del mundo. Quien visite esta región vivirá la tranquilidad de las ruinas y la vertiginosidad y rapidez de la ciudad. La combinación de ambas cosas hace de éste un viaje perfecto, disfrutable tanto en familia como en pareja o con amigos.

 

También te puede interesar

Camino de Santiago parte III
Patrimonio de la Humanidad en el Camino de Santiago, parte III Los Monasterios de Yuso y Suso, la Catedrál...
Turismo innovador en Eslovenia
En Eslovenia existen muchas cosas especiales, excepcionales, nuevas. El país premia a las iniciativas...
Conozca Sofia, la encantadora capital de Bulgaria
Sofia no es solamente la mayor ciudad de Bulgaria, es considerada una de las joyas de los Balcanes y...
Las “segundas ciudades” también son sorprendentes
Cada país tiene sus ciudades principales, las más grandes, más visitadas por los turistas, o más...
join universe