rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Día de la Reina en Amsterdam

Día de la Reina en Holanda: Amsterdam

Una de las particularidades del continente europeo es el hecho de que muchos países conservan, aun en la actualidad, sus familias reales. Los reyes, reinas, princesas y príncipes no tienen un rol activo en la política de estos países, al menos no en la mayoría de los casos, pero sí son muy apreciados por los ciudadanos de estos países, aparecen frecuentemente en las revistas de celebridades y son motivo de alegría, honor y respeto.

En varios de estos países se festeja el Día de la Reina en ocasión del cumpleaños de esta figura de la realeza. En el caso de Holanda, el Día de la Reina se festeja cada año el día 30 de abril. Como en 2011 dio la casualidad de que caía un sábado, y de que me encontraba yo muy cerquita de Holanda, decidí viajar hasta allí y festejar el Día de la Reina en Amsterdam, la capital de Holanda.

Se trata de uno de los mayores festejos de los que he participado, y sin lugar a dudas el más naranja. Durante todo ese día la gente viste de naranja, aludiendo a la Casa de Orange-Nassau, que es a la que pertenece toda la realeza de Holanda.

Pero la fiesta comienza la noche anterior, en la Noche de la Reina o“Koninginnenacht”, cuando se realiza todo tipo de fiestas y festejos en las diferentes ciudades y pueblos de Holanda. Este tipo de festejos no existía en los orígenes sino que se instaló en los últimos años y tuvo sus orígenes, probablemente, en motivos de seguridad: festejar puede ser el mejor modo de evitar disturbios la noche previa a este importante evento.

Esa noche comienzan los conciertos y, en el caso de Amsterdam, donde tiene lugar una de las fiestas más grandes durante el día de la reina o “Koninginnedag”, también en los barcos, botes y lanchas que navegan incesantes por los canales.

El Día de la Reina en Amsterdam es especial. En cualquier parte de la ciudad, basta con asomar por la ventana del edificio para ver montones de personas vestidas de naranja y listas para el festejo. Hay quienes visten remeras naranjas, pero también los hay con mamelucos de trabajo en naranja, pantalones naranjas, vestidos naranjas o accesorios naranjas (bufandas, lentes, gorros, colgantes). Algunas chicas visten coronas y algunos niños se disfrazan de león.

En el parque principal de Amsterdam, el Vondelpark, se encuentran la mayoría de los niños y familias. Durante este día existe lo que se conoce como “vrijmarkt” o mercado libre, dado que cualquiera puede vender lo que sea en la vía pública y sin pagar impuestos. Los niños y sus familias venden juguetes y ropa usada, así como cualquier tipo de objeto o servicio, a cambio de unas pocas monedas. Por 50 centavos, o a veces un Euro, puedes pintarte las uñas de color naranja. Hay niños que hacen acrobacias, gimnasia, bailan o cantan a cambio de monedas. Hay quienes instalan juegos tipo kermesse con premios y cobran por participar y probar suerte. El Vondelpark en el Día de la Reina es, sin lugar a dudas, muy divertido.

En Museumplein, la plaza alrededor de la que se encuentran la mayoría de los principales museos de Amsterdam, se realizan conciertos al aire libre. El público en esta zona es principalmente adolescentes, jóvenes y adultos jóvenes. Aunque hay una enorme batería de baños instalada para la ocasión, pronto dejan de ser suficiente para la cantidad de público que asiste al Día de la Reina en Amsterdam. En esta zona se encontraba también, en la edición 2011, el clásico monumento que se lee “I amsterdam” y una fotografía de la Reina en tamaño gigante.

La reina Beatriz I, por su parte, no festeja en Amsterdam sino que año a año visita algunos pueblos o pequeñas ciudades con su familia, participa de actos y de muestras de las tradiciones locales, a la vez que recibe regalos de los ciudadanos. En 2011, Beatriz I visitó :Weert and Thorn. El cumpleaños de Beatriz I es, en realidad, el 31 de enero, pero festeja el 30 de abril en honor a su madre, la fallecida Reina Juliana, además de por cuestiones climáticas – es difícil festejar al aire libre en Holanda en pleno invierno, como sería el caso si se celebrase el Día de la Reina a fines de enero.

Continuando hacia el centro de la ciudad, variedad de conciertos y bares con música alternaban espacios con puestos de venta de patatas fritas, arrollados primavera y otras especialidades de la cocina china, cerveza, sangría, vino, helados, agua y todo lo imaginable en la industria alimenticia. Varios supermercados agotaron sus reservas de agua ese día.

En los canales, los barcos circulaban con su propia música y fiestas privadas de grupos de amigos o familias vestidos en naranja. Si bien había turistas extranjeros, la mayoría parecían ser holandeses que viven en otras partes del país y viajan a Amsterdam para esta ocasión o, según me contaron, también holandeses que viven en el exterior y retornan para esta fiesta nacional.

Para evitar inconvenientes, se recomienda ir temprano. Cuanto más tarde, los niveles de alcohol aumentan, y con ellos también se complica el estado físico de quienes festejan, aumenta su nivel de agresividad y baja su tolerancia. La fiesta 2011 por lo que pude ver transcurrió sin mayores inconvenientes, salvo por la higiene de los baños. Calcule pagar un euro cada vez que necesite ir al baño, por lo que cada lata de cerveza tendrá el costo extra de al menos una ida al baño, en condiciones de higiene que no siempre son las mejores.

A las 8 de la noche, poco antes de la caída del sol, la ley dicta que culmine toda venta al aire libre. De este modo se busca que la gente vuelva a sus casas o abandone la ciudad poco a poco. No hay grandes fiestas esa noche, muchos regresan a sus hogares y, quienes permanecen en Amsterdam, están demasiado agotados de los acontecimientos del día y optan por una noche tranquila y de descanso.

De acuerdo con un miembro del Comité Naranja de 2011, “no se trata de un arrebato de patriotismo, no trata ni siquiera de la popularidad de la familia real. Trata de un sentido de pertenencia. Por un día, todo el mundo es igual en Holanda. Naranja brillante y descabellado”.

 

También te puede interesar

Viaje a Amsterdam en coche
Amsterdam en coche: dónde aparcar y cómo encontrar su camino "Es más fácil viajar en el tren" –esta...
AMSTERDAM, LA VENECIA DEL NORTE
Sin duda si hay algo que hace única a Amsterdam son sus Coffe Shops, sus casas flotantes y sus canales,...
Dónde alojarse en Ámsterdam, Holanda
Este año Holanda parece estar en auge. Tienen un nuevo rey coronado hace muy poco. Ha reabierto el museo...
Un día en Amsterdam
Transcurrida nuestra segunda noche en el hotel barco de Amsterdam, era hora de decir adiós a este genial...
join universe