rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

El interior de Islandia

Una noche en una granja de cría de caballos en Islandia

Después de un largo día recorriendo el Círculo Dorado en Islandia, llegamos al lugar donde pasaríamos nuestra segunda noche en Islandia: la granja de cría de caballos, donde viven y trabajan los padres de nuestra amiga Una.

Situada en la región sur de Islandia, la casa era grande y acogedora. Desde el porche pudimos disfrutar de una buena vista de dos de los principales volcanes de Islandia: Hekla, que actualmente se encuentra activo y puede estallar en cualquier momento, y también el Eyjafjallajökull, el famoso volcán que hizo erupción en mayo de 2010 e interrumpió el tráfico aéreo en Europa por un par de meses.

Önundur, el novio de nuestra amiga, se encontraba en el porche al lado del parrillero, donde se cocía poco a poco un delicioso cordero a las brasas cuando llegamos a la granja. En Islandia, el cordero es una comida común, dado que las ovejas son el principal ganado. En la cocina Olina, la mamá de Una, estaba horneando una torta de chocolate y preparando todos los platos que acompañarían al cordero.

Mientras Onni terminaba el asado, nos acomodamos en la casa de huéspedes. Las chicas descansaron mientras yo me dispuse a culminar mi trabajo. También jugamos con Snati, el amistoso perro de Olina.

Alrededor de las 23.30 horas se hizo de noche. Islandia se encuentra muy al norte. Es por este motivo que hay muchas horas de luz durante el verano, cuando la puesta del sol tiene lugar alrededor de las 23.30 horas y el amanecer ocurre hacia las 3 am.

La cena fue deliciosa: cordero asado, papas al horno con mantequilla y especias, salsa de champiñones y ensalada acompañada por queso y semillas. El vino tinto fue la combinación perfecta con esta comida. A la hora del postre, el pastel de chocolate con 70% de chocolate puro, fresas, crema y una taza de té se sintieron como una bendición en el estómago después de un largo día de conducir y pasar tiempo al aire libre.

Hacia las 12.30 horas, y sabiendo que teníamos un largo día por delante, decidimos ir a dormir. Tras mi ducha nocturna de rigor, me acurruqué en mi edredón de plumas. Era una noche de verano un tanto fría, pero la cama estaba calentita y pude descansar muy bien.

 

También te puede interesar

Caballos de Islandia
Islandia: amanecer en una granja de cría de caballos Comenzamos nuestro segundo día con un delicioso...
Región central de Islandia
Región montañosa central de Islandia: una noche en el refugio de montaña Una señal indicaba que...
Laguna Azul Islandia
Vuelo con Escala en Islandia: Visita a la Laguna Azul Si usted está planeando viajar de Europa a América...
Viaje a Islandia
Islandia: Tour Nocturno por el Círculo Dorado desde Reykjavik Cualquier habitante de Islandia lo diría:...
join universe