rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

En Zermatt también se puede descansar

La mayoría de quienes visitan Zermatt son europeos amantes a esquiar o al alpinismo. Es una comuna del sur de Suiza, a 1.620 metros sobre el nivel del mar. Su pico más famoso es el Monte Cervino o Matterhorn, la principal montaña de los Alpes. Aunque difícil de ascender, existen diferentes rutas para lograrlo y el tiempo en llegar puede variar entre 5 y 14 horas. Aunque toda la descripción suena bastante aventurera, la oferta no se limita al deporte. Para los menos atrevidos o para los que después de la adrenalina quieren algo más calmo, hay opciones. Desde que en 1888 se creó un ferrocarril uniendo la comuna con Visp, la ciudad más cercana, el turismo se expandió y todo un pueblo creció. Gracias a la cantidad de hoteles, restaurantes, museos y tiendas, en Zermatt también se puede descansar.

Llegar y alojarse

Está prohibido el uso de automóviles, solo es posible usar coches eléctricos que son proporcionados por la propia comuna. Si va en su propio auto a nafta deberá dejarlo en Visp y recuperarlo a la hora de su partida, se puede llegar en tren desde Täsch o desde Visp. Los fanáticos van a lo largo de todo el año, aunque el turismo es más fuerte durante el invierno. Hay una enorme cantidad de hoteles con variados presupuestos. Se destaca el Hotel Schwarzsee, ubicado en un lago alpino el cual maravilla por la claridad con la que se reflejan las montañas. Está ubicado a unos 2.580 metros de altura, lo que permite una hermosa vista, tanto de los Alpes, como del reflejo obtenido por el sol. Se recomienda comer en la terraza una tarta de manzana acompañada de un café.

Comer y pasear

Al este del pueblo, después de una placentera y fácil caminata de 1 hora subiendo una montañita, se llega al aclamado Restaurante Findlerhof. Todos quieren sentarse en la terraza, desde donde se puede tener una fotografía viva del paisaje montañoso. Los dueños, sirven platos tradicionales, como rösti, una especie de pastel de papas fritas acompañado con huevos y panceta o queso, y ravioles caseros con ajo.

Para aprender sobre la historia de éste pueblo suizo, es ideal visitar el Museo del Matterhorn. Se presentan diferentes objetos y fotografías desde cuando era solo una aldea bastante desértica, hasta la actualidad en que se convirtió en un centro turístico. A su vez se le hace honor a muchos deportistas que han subido con éxito el pico más alto y a lo que han muerto en el intento.

Hay un mirador, la famosa Estación de Gornergrat, a unos 3.090 metros de altura desde donde se contempla el Monte Cervino, el Monte Rosa y el Palacio Glaciar (donde se conservan esculturas y formas artísticas de hielo). Otra manera de moverse por los alrededores es con el teleférico más alto de Europa, que lleva a los pasajeros hasta lo más alto de la montaña, sin tener que hacer ningún esfuerzo y logrando la vista completa.

La montaña Matterhorn es tan popular que se encuentra en la imagen de los productos Toblerone, una de las montañas rusas de Disneylandia recibe su nombre y también fue finalista para ser una de las siete maravillas naturales del mundo. Si todavía no estaba al tanto del pueblo que rodea éste altísimo pico, piense en concretar su viaje por Suiza.

 

También te puede interesar

Mismas montañas, nuevas atracciones
De un lado del hemisferio están cayendo las primeras nevadas y el invierno empieza a hacerse notar....
Disfrutando del esquí y el paisaje en Astún
Tras la llegada del invierno muchos turistas que disfrutan de conocer nuevos lugares creen que se acaba...
Entretenido esquí en Francia
El mes de Marzo es conocido por los fanáticos de la nieve como el mejor mes para esquiar. Las grandes...
Deportes de invierno en Chile
Chile: el paraíso de los esquiadores en América Latina “El paraíso blanco de Latinoamérica”...
join universe