rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Fallas en Valencia día uno

Nos despertamos después del mediodía, justo a tiempo para tomar una ducha, tomar un café y correr a la plaza principal para ver la Mascletà de las 14:00 horas. No estaba segura de qué esperar. Solo sabía, según lo que me habían advertido, que se trataba de un gran espectáculo y un montón de ruido.

La Mascletà es una muestra de explosivos en la que los petardos y fuegos artificiales se coordinan en un espectáculo que se organiza a las 14:00 horas durante todos los días de las Fallas en Valencia. Cada municipio tiene una mascletà que se lleva a cabo en la plaza del ayuntamiento o “Plaça de l’Ajuntament”. Día tras día, las mascletás se hacen más fuertes y más agradables, con efectos conmoción que entretienen al público de cada pueblo o ciudad.

Se dice que las mascletàs producen en el público un efecto similar a la de participar en un concierto muy bueno, con todas las vibraciones fuertes y sensaciones de entusiasmo. Los sonidos eran sin duda fuertes pero, de acuerdo con mis amigos, el espectáculo que presenciamos no fue bueno. En sus palabras, se trató de una mascletà en un Benicarlo “de tiempos de crisis” en toda España. También la familia de mi amiga, una vez de regreso en su casa, comentó que normalmente pueden oír la mascletà desde su piso, pero no había sido el caso en esta ocasión.

Después de una hora de la obligada siesta, una tradición bastante frecuente en España, nos preparamos para iniciar nuestro recorrido fallas de Valencia. Paseamos de una falla a otra en todo Benicarló, donde hay un total de 13. En cada una nos tomamos un tiempo para tomar fotos y leer las señales. Las fuertes lluvias de los días anteriores a mi llegada habían, por desgracia, dañado algunas de las Fallas. Algunos monumentos tenían “ninots” que habían perdido una nariz o un brazo, pero seguían siendo agradables y coloridos a pesar de ello.

También pasamos, de casualidad, por la puerta de la casa de un “Fallera Mayor”. La figura más prominente durante las Fallas en Valencia es la Fallera Mayor. Ella es la representante principal de una “commisiòfaller”, elegida por sus miembros. Esta mujer debe portar un vestido tradicional muy costoso y representar a su Falla durante todos los eventos que tienen lugar ese año. Su casa y su balcón son especialmente decorados para la ocasión.

Al mismo tiempo, hay un “Fallera Mayor Infantil” para cada falla, que es lo mismo que la ”Fallera Mayor”, pero en manos de una niña. Cada Falla tiene un monumento principal – conocido como “Falla” – y un monumento más pequeño: la “Falla Infantil”, presidida por la “Fallera Mayor Infantil “.

A través de un proceso de selección, todas las Falleras Mayores y Falleras Mayores Infantiles competen año a año para representar además a su localidad, pueblo o ciudad.

La recorrida nos llevó tanto tiempo que terminamos una vez bien entrada la noche. También disfrutamos de un típico “café con leche” español en un bar local muy típico.

Después de un breve descanso en casa, donde probamos el delicioso pan casero que hizo la mamá de mi amiga, nos fuimos a Las Fallas una vez más, pero esta vez en plan de cena y fiesta.

Cada falla tiene una cabina exterior donde se venden boletos válidos para la adquisición de bebidas y comidas. Elegimos para nuestra cena la Falla La Paperina, donde probé un “bocadillo de lomo” con un poco de vino tinto y un surtido de tapas. Un “bocadillo” es una baguette rellena, como un sándwich. En mi caso, elegí prepararlo con carne de lomo.

Cenar en las fallas es diferente a cenar en un restaurante o bar. El funcionamiento es: con su ticket usted adquiere su plato con el pan y la carne cruda. Luego debe acercarse a los parrilleros comunes que se encuentran en el exterior del casal (medio tanques con brasa de carbón encendido) y cocinar la carne hasta el punto deseado. El bocadillo puede ser de pollo, panceta, salchicha, morcilla y muchos más.

Las tapas son platos pequeños, cada uno con un tipo de alimento. En general se estila comprar varias tapas surtidas y compartirlas con los amigos. En nuestro caso probamos albóndigas de carne, croquetas y patatas bravas “(papas en trozos, algo fritadas en el exterior y con una salsa de cóctel picante).

Después, nos dirigimos a otra falla, La Carrasca, donde probamos “crespell”, una de borraja que ha sido empanada y freída con una capa de azúcar. No me gustó mucho, pero sí me gustó el “cremaet”, un pequeño pocillo de café con licor y mucha azúcar.

Para bailar y tomar nuestros cubatas de la noche fuimos a la Falla MercatVell. Luego a eso de las 4 am nos fuimos a la falla El Grill, como la noche anterior, pero esta vez para ver un “Correfoc” o corrida en el fuego. En el “Correfoc” un grupo de individuos se encierra dentro de una jaula, vestido con ropa a prueba de fuego y los cascos. Estas personas se dedican a encender diversos fuegos artificiales y caminar / correr mientras la gente se asombra al verlos y el fuego se esparce por todas partes. ¡Un espectáculo que no debe perderse!

Después nos fuimos directamente a la cama. La fiesta continuaba, pero ya estábamos cansados, y necesario para conducir a Valencia por la mañana y pasar todo el día despiertos y caminando de un lado a otro. ¡El sábado sería el último día de las Fallas!

 

También te puede interesar

Fallas en Valencia
Fallas de Valencia: La primera noche de fiestas Los vuelos por la mañana tienen la desventaja de que...
La crema, fallas en Valencia
Fallas en Valencia, último día: La cremà Cuando te acuestas a dormir a las 5 am, despertar a las...
Final del MotoGP en Valencia
El World Motorcycle Racing Championship, Moto GP o Campeonato Mundial de Carreras de Motocicletas, tendrá...
Explorando la Costa Blanca
La Costa Blanca es uno de los destinos turísticos icónicos por los que España es famosa. Desafortunadamente,...
join universe