rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Ferry en Grecia

Viaje Inteligente: Transporte en Ferry en Grecia

Durante mi viaje a Grecia, no seguí mis propios consejos. Un amigo griego me esperaba en uno de los destinos que tenía previsto visitar y yo estaba muy ocupada la semana anterior. Esto dio lugar a que no buscase información antes de viajar. Por otra parte, solo realicé las reservas a última hora.

De acuerdo a los vuelos de bajo costo a Grecia que había reservado – junto con una amiga–volaríamos en primer lugar a la isla de Kos, una de las islas del Dodecaneso en el sudeste de Grecia. A partir de ahí tomaríamos, al día siguiente un ferry a Atenas, pasaríamos unos días allí, y finalmente viajaríamos al norte hasta Alexandroupolos, volando de regreso a casa desde Tesalónica.

Para el viaje desde Kos a Atenas, buscamos información en internet sobre las opciones de ferry en Grecia. Así descubrimos que, para nuestra fecha deseada, sólo un ferry realizaba el viaje desde el puerto de Kos hasta Piraeus, un suburbio portuario al sur de Atenas. El horario de partida del ferry era cerca de las 8.30 pm. Por lo tanto, decidimos tomar este barco, perteneciente a la compañía Blue Star Ferry, y reservar nuestro boleto en internet.

Las reservas de pasajes para los barcos de la compañía Blue Star Ferry se puede hacer en su sitio web institucional, así como en uno de los muchos sitios disponibles para la reserva de su viaje en barco en Grecia. Allí debe llenar un formulario indicando el tipo de billete que le gustaría comprar, así como su género – en caso que usted vaya a compartir el compartimento en que dormirá durante el viaje – y si le gustaría tener una cama o un asiento.

Los griegos a menudo aconsejan a los estudiantes y a los viajeros jóvenes reservar el viaje más barato posible, en una categoría que por lo general se conoce como “Económica” o “Súper Económica”. En este caso, y para la mayor comodidad, lo mejor es viajar con un saco de dormir y encontrar un buen lugar en el piso de la cubierta. El clima griego es muy cálido en los meses de verano y podrá dormir a la intemperie sin problemas.

Cuando realice su reserva de boleto para el Blue Star Ferry, se le enviará una confirmación por e-mail. A continuación, usted deberá imprimir su billete o, en su defecto, escribir en una hoja de papel tanto en el número de confirmación como el número de billete. La impresión es recomendada, por ser más confiable. Tenga en cuenta que esto que imprime no es su boleto, sino tan sólo una confirmación de compra que más adelante deberá canjear por un billete en la oficina de Blue Star en la ciudad o la isla desde donde planea embarcarse. Le aconsejamos además comprobar que la ubicación de la oficina sea conveniente para usted.

Una vez en el lugar desde donde se marchará – que en nuestro caso fue Kos – usted debe tratar de ir a la oficina de la empresa durante su horario de apertura (asegúrese de consultar este horario por adelantado, la información se le proporciona al momento de confirmar su reserva) y al menos 30 minutos antes de la salida del Ferry. En cualquier caso, y dado que se solicitará que se presente en el punto de partida del ferry también 30 minutos antes de la salida programada, le sugerimos recoger su boleto por lo menos una hora antes, y cuanto antes mejor. A menudo además, la oficina de Blue Star no se encuentra demasiado cerca del puerto, También puede recoger su billete uno o más días antes de la salida programada, para mayor tranquilidad.

En nuestro caso, olvidamos de recoger los boletos para el Ferry a Atenas, de antemano, y sólo recordamos ir a la oficina de Blue Star el mismo día de la salida, unos 90 minutos antes de la partida programada. Luego volvimos al hotel a ducharnos y cenamos antes de abordar el ferry, no estando seguras de qué tipo de comodidades y servicios tendríamos a bordo del ferry.

Llegamos a la zona del puerto indicado en Kos unos 30 minutos antes de la salida. El ferry llegó poco después. Se trataba de un catamarán muy grande, cuya cubierta se encontraba llena de viajeros fotografiando la isla de Kos conforme se acercaban a ella. Después de que los coches y camiones entraron y salieron del ferry se nos permitió, a todos los viajeros a pie, abordar el Ferry Blue Star I.

Si usted está planeando tomar un ferry en Grecia, recuerde que debe llegar temprano a la zona de embarque, o buscar la mejor forma de saltearse la fila de gente esperando para abordar. Especialmente si no ha reservado un camarote, tendrá que buscar su propio asiento. Los asientos se eligen por orden de llegada. Quienes viajan en Grecia a menudo evitan hacer fila y saltean a las personas que han estado esperando allí desde antes que ellos llegaran, así que no dude en hacer lo mismo y conseguir un buen lugar.

Fue sólo una vez a bordo del ferry que nos dimos cuenta de que con nuestros boletos de clase económica sólo se nos permitía sentarnos en los salones o “lounges” del Ferry, donde se encontraban a nuestra disposición variedad de asientos y sillones rodeados de mesitas, y un par de bares. Si su ticket es de clase económica y desea dormir en esta área, lo mejor es optar por los asientos fijos, sillones con cojines sobre asientos de madera, que se encuentran alineados entre sí y carecen de apoyabrazos. Entonces es probable que pueda ocupar varios de estos asientos y dormir en ellos.

En nuestro caso no tuvimos tanta suerte. Sentadas frente a la puerta de servicio de los encargados del bar que teníamos frente a nosotras, fuimos molestadas constantemente por ellos, pidiéndonos por ejemplo que no apoyásemos nuestra maleta o nuestros pies en los asientos. Por supuesto que estuvimos de acuerdo con esto de inmediato. Eventualmente, sin embargo, decidimos descansar un poco. Eran cerca de las 21:30 cuando puse una manta sobre mi grupo de 3 asientos alineados y me acosté sobre ella. Se sentía bien dormir con el suave movimiento del ferry sobre las olas.

Desafortunadamente, una hora más tarde, fue violentamente despertado por uno de los mozos del bar, quien groseramente me dijo que no podía dormir allí. Tan molesta como cualquier persona que tenga problemas para dormir y sea despierta durante un período de sueño profundo o REM, fui a la recepción del barco y consulté cuál era el reglamento respecto al sueño. El recepcionista, en un tono algo agresivo, me informó que no estaba permitido dormir en el salón donde se encontraba mi asiento, y especialmente no recostada. A lo sumo, me explicó, podría irme a dormir a cubierta o tratar de “dormir agradablemente” (con lo que se refería a dormir sentada), dado que el bar estaba allí, y sus clientes no disfrutarían de una comida o bebida si yo estaba allí durmiendo, lo que “no se ve bien” a su entender.

Dado que esta norma no estaba escrita en ningún lugar, y después de tener una charla con el jefe de servicio, pedí un formulario para presentar una queja. En un primer momento trataron de hacerme llenar un simple formulario de sugerencias y depositarlo en un buzón. Sin embargo, luego de cierta insistencia, me dieron el formulario de quejas oficial que yo solicitaba. Entonces todo cambió. Quienes hasta entonces habían sido agresivos comenzaron a tratarme muy bien, intentaron colaborar y me dieron sus nombres para incluir en el formulario, con el jefe diciendo lo bien apreciada y valorada mi opinión era para ellos. Al final, la “regla” no era que no podía dormir, sino que sólo se lo permitiría después de la medianoche. Sin embargo las personas mayores, niños y niñas pequeños, o las chicas con novios o parejas de aspecto desafiante parecen ya tener permiso para dormir, debido probablemente a que el mozo no se atrevía a despertarles y pedirles que se sentasen.

Después de haber completado el formulario, en el que reclamé un reembolso íntegro del billete que pagamos y la necesidad de que dejasen por escrito las condiciones referentes al horario de sueño de forma tal que los potenciales pasajeros fuesen conscientes de ello en el momento de la reserva, el encargado de servicio selló y se quedó con el formulario original, entregándome una copia. Luego regresé a mi asiento, donde más tarde el jefe de servicio se acercó a ofrecerme una bebida o comida de cortesía, a modo de disculpa. Me sentí mejor después de beber una taza de chocolate caliente, mi elección debido a que las quemaduras de sol en la piel me producían una sensación incómoda al interactuar con el aire acondicionado del ferry. El jefe de servicio regresó a mi asiento varias veces durante el resto del viaje para asegurarse de que todo transcurriese sin inconvenientes.

Algunas veces puedo ser un poco reacia a reclamar mis derechos, especialmente durante las vacaciones. Después de todo, una está allí para disfrutar de su tiempo libre, no para tener una mala experiencia. Sin embargo, hay casos en los que es importante que usted sea consciente de sus derechos y entienda el funcionamiento de las empresas. Siempre se puede pedir para hablar con el gerente o jefe de la persona que no puede ayudarnos, o solicitar un expediente de queja. Por lo general no son muchas posibilidades de que usted obtenga algo a cambio – especialmente en países como Grecia, con todos los problemas que su economía está enfrentando en este momento -, pero al menos usted sabe que hizo algo al respecto, y ¿quién sabe?¡Puede que incluso obtener una sonrisa, una disculpa y una taza de chocolate caliente como recompensa por su valentía!

P.D. En caso que posteriormente haya un final incluso más feliz para esta historia, ¡me aseguraré de escribir una nueva entrada de blog sobre ello!

 

También te puede interesar

Vacaciones en Creta
La más bella de las islas griegas Si se realizase un concurso de belleza en el que las más de 6000...
Transporte en Grecia
Grecia: consejos para viajar en tren y autobús Durante un reciente viaje a Grecia, noté que las distancias...
Nuestros mejores consejos para visitar Grecia
Grecia es por excelencia uno de los países con las playas mediterráneas más hermosas, además de una...
Isla de Kos
Viaje a Grecia: Dos días en la isla de Kos Antes de empezar a buscar vuelos para mi viaje a Grecia...
join universe