rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Fin de semana en Río de Janeiro

Descubrir Río de Janeiro en 48hs

Río de Janeiro es el tipo de ciudad que por lo general toma un tiempo visitar en plenitud. Con todas sus playas, sus eventos, su vida nocturna y lugares de interés, pasar varios días en Río es la mejor forma de conocer la ciudad. Pero puede ocurrir que usted sólo cuente con un fin de semana en Río de Janeiro y no esté seguro de cuál es el mejor modo de utilizar esas 48 horas para realizar turismo. Si ese es su caso, siga leyendo.

Puede ser un poco estresante tratar de conocer todos los lugares de interés turístico en Río de Janeiro en sólo 48 horas. De hecho, no es posible visitar por completo la ciudad de Río de Janeiro en dos días y, al terminar el fin de semana, usted puede sentir que no fue suficiente. Pero aun así, si quiere sacar el máximo provecho de su fin de semana en Río de Janeiro, he aquí algunas sugerencias sobre el tipo de paseos que usted puede tomar y los lugares que puede visitar en su viaje a Río.

Suponiendo que llegue a su hotel en Río de Janeiro el viernes por la noche, usted deberá tomarse algún tiempo para establecerse en la habitación del hotel y dejar sus cosas. La noche en Río de Janeiro tiene un encanto especial, y para hacerse una idea de esta atmósfera, no hay nada mejor que caminar por el paseo marítimo de la Zona Sur, y buscar un bar con una buena vista de la bahía.

Una buena opción al momento de elegir un bar de Río de Janeiro es el Astor Bar, en la famosa Avenida Vieira Souto, en la playa de Ipanema. Este bar es un clásico bohemio de San Pablo, que abrió sus puertas en Río de Janeiro a principios de 2011. La ubicación es perfecta, se puede ver la gente del lugar dando un paseo por la playa de Ipanema y de este modo hacerse una idea del ambiente de la ciudad y la atmósfera que se respira.

El sábado puede empezar el día dándose un gusto: vaya a tomar su desayuno a laConfeitaria Colombo, en el Fuerte de Copacabana. Desde allí podrá disfrutar de una buena vista hacia la costa de arena de la Princesa del Mar, que es como los lugareños denominan a la playa de Copacabana. No deje de probar las tradicionales “torradas Petrópolis”, que son el plato principal del menú de laConfeitaria Colombo. Fundado en 1894, este café se encuentra en el corazón del centro de Río de Janeiro.

Después de disfrutar del paisaje que rodea el Fuerte de Copacabana, puede ir directamente al famoso cerro “Pãode Açúcar (Pan de Azúcar). Tenga en cuenta que no es fácil encontrar lugar para aparcar su coche en estazona, por lo que ir en taxi puede ser una opción inteligente. Le tomará aproximadamente 20 minutos llegar hasta allí. Durante el trayecto podrá disfrutar del paisaje de la Zona Sur de Río de Janeiro. Si decide tomar un taxi, opte por aquellos que pertenecen a cooperativas, lo que a menudo es la opción más segura.

La boletería para el Pão de Açúcarabre a las 8 de la mañana. El primer viaje de Praia Vermelha, Pão de Açúcar sale a las 8.20 de la mañana. Después de esa hora, los viajes se realizan cada 20 minutos, o cuando se llega a la capacidad máxima del vehículo, que puede transportar hasta 65 personas. El costo de la entrada es de R $ 44 para los adultos, pero los niños de 6 a 12 años de edad – con el documento de identidad apropiado – pagan sólo la mitad: R $ 22. La infraestructura está preparada para una gran accesibilidad, con rampas, ascensores y una plataforma móvil que se adapta a todo tipo de sillas de ruedas.

La vista desde la parte superior de Pão de Açúcar es increíble y le aseguramos que podrá tomar excelentes fotografías. Al volver a bajar la colina, vale la pena ir a la Praia Vermelha, que está justo al lado de la salida del Pão de Açúcar. Si es de alrededor de la hora del almuerzo y se siente un poco de hambre, puede ir directamente al Bar Urca, un hermoso lugar al que puede llegar en un breve trayecto en taxi desde el cerro. El Bar Urca ofrece muy buenas vistas de la Bahía de Guanabara, además de deliciosos panes caseros de bacalao.

Para dar continuidad al programa, vaya directamente a Santa Teresa, donde las calles aún conservan algo del encanto antiguo del Antiguo Río de Janeiro. Podría ser una alternativa bucólica tomar el bus hasta allí pero, dado que no cuenta con mucho tiempo durante su viaje en Río, es mejor ir hasta allí en taxi. Pida para bajar en el “Parque das Ruinas”, desde donde tendrá una gran vista de la ciudad, pero desde un ángulo diferente. Los días 4, 5, 11 y 12de septiembre,el barrio va a recibir la 19 ª edición de “arte Puertas abiertas”, programa que forma parte del calendario cultural de Río de Janeiro. Estas fechas son en realidad los finales de dos semanas que estarán dedicadas a lo mejor de este barrio de la Zona Sur: el arte y la gastronomía. En esos días, esta zona histórica de Río de Janeiro se verá más alegre y contará con un colorido especial.

Desde Santa Teresa, se puede ir a pasar la noche en el bohemio de Lapa, en el centro de la ciudad. En este barrio se encuentran el Arcos da Lapa, que está justo al lado del Circo Voador y cerca de la Fundación Progresso, los tres principales establecimientos en que se realizan espectáculos en la región. Al pasar por los arcos, los bares y restaurantes se concentran principalmente en dos calles: avenida Mem de Sá y rua do Lavradio. Es por esta razón que Lapa es considerada una de las zonas más animadas de la ciudad. El bar de Antonio, que se encuentra justo al lado del inicio de la avenida Mem de Sá, ofrece todo tipo de pasteles rellenos, en variedad de sabores. Por ejemplo, puede probar pasteles de palmitos con brócoli, o pera con gorgonzola. Anímese a probar algo nuevo mientras disfruta de la atmósfera y el movimiento dentro del bar.

El mejor plan para el domingo es pasar la mañana en el Corcovado. Este monumento es una imagen icónica de la ciudad y el turismo en Río de Janeiro. El Corcovado abre alas 8.30 horas, y se puede llegar tomando un taxi, una camioneta, o el tren. Si prefiere esta última opción, deberá tomar el “Trem do Corcovado”, que sale de la estación en la Rua Cosme Velho, en el barrio homónimo. Tenga en cuenta que no es posible ascender hasta la estatua de Cristo en su vehículo privado.

Tal vez la mejor manera de llegar a Corcovado es ir a Paineiras en coche o en taxi y luego tomar una camioneta de la empresa Beltour, que le llevará el resto del trayecto hasta el Cristo. El costo promedio de un taxi para Paineiras es de R $ 25. En un domingo, el viaje en la camioneta supone un costo adicional de otros R $ 25.

Una reciente restauración del Cristo lo hace más accesible para las personas con discapacidad. En el pasado, solo se podía llegar a la cima del Cristo subiendo 200 escalones. Hoy en día, una combinación de ascensores, rampas y escaleras mecánicas hace que sea mucho más fácil. El personal de Corcovado también puede ayudar a las personas con necesidades especiales a utilizar las escaleras mecánicas, que sólo se encuentran en la última etapa de la escalada. Quizás la zona menos accesible es el último tramo de ascenso para llegar al mirador superior. En este sector, los mecanismos se mantienen intactos desde su instalación inicial, allá por los años 30.

Después de haber subido hasta el Cristo, la Lagoa Rodrigo de Freitas podría ser una opción atractiva. Esta laguna es aún más divertido si usted toma un bote de pedales para desplazarse. Los botes de pedal, que tienen forma de cisnes, se pueden alquilar en las dos plataformas situadas junto a la Corte Cantagalo. Pero, por supuesto, cada persona tiene su ritmo propio, por lo que puede que usted se encuentre cansado después de pasar toda la mañana en el Corcovado. Si ese es el caso, elija cualquiera de los otros muelles de la laguna, donde no esté tan lleno de gente, y hágase un sitio para relajarse bajo el sol.

Si usted está encantado por el sonido de las olas oceánicas y no puede resistir la tentación, vaya directamente desde el Corcovado a una de las playas de la Zona Sur. También puede ahorrar algo de tiempo si al salir del hotel –el domingo por la mañana- ya lleva su traje de baño debajo de la ropa. Una vez en la playa, trate de hacer como los lugareños, comprando a modo de tentempié un paquete de galletitas Globo, la merienda tradicional en las playas de Río de Janeiro. Puede acompañar las galletas con un frío mate, bebida que podrá comprar a los vendedores callejeros que caminan de un lado a otro por las playas de Río de Janeiro, gritando los nombres de los productos que tienen a la venta, los precios y promociones especiales.

Para terminar el día con el espíritu en ato, y puesto que ya será casi hora de decir adiós a Río de Janeiro, le recomendamos acudir a alguno de los muchos típicos kioscos temáticos situados alrededor de la laguna. Allí usted puede probar algunos bocadillos típicos como el carioca “bolinhode aipim” o el “filé aperitivo”, acompañado de caipirinha o Filé. Usted también puede optar por un menú orgánico diferente en Palaphitakitch.

Después de una buena comida y un gran fin de semana en Río de Janeiro, es probable que se sienta un poco triste de irse. Quizás tenga ganas de regresar a Río de Janeiro en otro viaje y ver algunos de los otros lugares de interés turístico de la ciudad: Jardín Botánico, Parque Lage, Floresta da Tijuca. Es así que obtendrá una mejor idea de lo que significa vivir en Río de Janeiro pero, de momento, 48 horas serán suficientes para llevarse una impresión general.

¡Le deseamos un buen fin de semana en Río de Janeiro!

 

También te puede interesar

Un gimnasio al aire libre – Río de Janeiro
Un gimnasio al aire libre en las playas de Río de Janeiro. Lejos de las paredes de los gimnasios, los...
Rey y Reina Río de Janeiro
Río de Janeiro busca a su Rey y Reina del Mar Las aguas de las playas de Copacabana recibirán este...
Desfile Gay Río Janeiro
Desfile del Orgullo Gay en Río de Janeiro El pasado domingo 14 de noviembre tuvo lugar en la playa...
Samba Río de Janeiro
Un carnaval en Río fuera de época El turismo en Río de Janeiro se asocia, por lo general al carnaval...
join universe