rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Haro, la costa del vino

El enoturismo es una excusa más para visitar una ciudad y sus alrededores. Los expertos buscan recorrer tierras vitivinícolas con el fin de conocer nuevos vinos y degustarlos. En verdad, para los entendidos, es mucho más que eso, existe un entramado de inquietudes científicas, gastronómicas, culturales y hasta arquitectónicas alrededor del turismo enológico. Zonas con viñedos hay en muchos países, y aunque cada una se destaca con diferentes sabores, hoy toca hablar de Haro o “la costa del vino”, una pequeña localidad al noroeste de España.

Viñedos y bodegas

Entre tonos verdes y marrones, vastas hectáreas de viñedos se expanden a lo largo y ancho de Haro. Es sobre todo en setiembre y octubre la mejor época para ver miles de uvas colgando de sus plantas. Son cientos los empleados que trabajan recolectando la fruta más preciada en la localidad, y separando la buena de la podrida. Para ellos es un gran sacrificio aunque también un oficio disfrutable y minucioso. Ni bien se llega a estos viñedos el aroma embriaga invitando a la degustación.

Desde el siglo XIV el vino es la principal riqueza, convirtiéndose rápidamente en la primera industria de la zona. Desde 1892 hay una estación enológica donde reside un Centro de Interpretación del Vino. A unos kilómetros está el Barrio de la Estación, donde se encuentra la mayor concentración de bodegas del mundo. La mayor producción es de vinos tintos, y en menor medida de blanco, rosado y cava.

Algunas de las bodegas para recorrer son:

-La Rioja Alta
-Rioja Santiago
-Muga
-Berceo
-CVNE (Compañía Vinícola del Norte de España)

Festejos y eventos

En tierras donde el vino es el centro de atención, también se le hace reverencia, con fiestas multitudinarias. En junio, en honor a San Juna, San Felices y San Pedro, el 24, 25 y 29 respectivamente se realizan distintos tipos de celebraciones. El primer día, a lo largo de toda la madrugada todos desayunan en el Amanecer del chocolate, donde se deleitan tomando chocolate y moscatel. Entre medio siempre hay bailes y concursos.

El 25, en honor a San Felices, el patrón de Haro, se traslada una reliquia de la basílica de la Vega, hasta la parroquia de Santo Tomás. Y el 29 de junio tiene lugar la Batalla del Vino, no solo esperada por los residentes sino que también por miles de personas de todas partes del mundo, no en vano está declarado como Interés Turístico Nacional.

En setiembre, las fiestas son más religiosas, aunque siempre está de por medio la reverencia a la piedra preciosa de Haro. El resto del año son muchísimos los eventos deportivos y encuentros relacionados a la producción agrícola. Con un espíritu de diversión y en un entorno de cultura enológica, esta localidad española es visitada anualmente para recorrer las incontables bodegas y también para ver desde los típicos globos aerostáticos los extensos viñedos.

Después de tanta cata de vinos y paseos relacionados con la bebida, también puede aprovechar para conocer el rico patrimonio arquitectónico y urbanístico. Hay una gran cantidad de Iglesias, Basílicas, Museos y hermosos parques y jardines. Haro es completa por sus diversas atracciones, pero el vino es su joya por excelencia.

 

También te puede interesar

Bodegas de Vino Chileno cercanas a Santiago
¿No tienes mucho tiempo en Santiago y quieres conocer un poco más sobre el vino chileno? Es tu día...
PLAYAS ANDALUZAS: UN ENCANTO TAMBIÉN EN OTOÑO
No todos los turistas buscan 30º de temperatura y cuerpos casi desnudos. Las playas Andaluzas pueden...
Congreso de prensa turística del Mercosur en Uruguay
Este fin de semana, profesionales y académicos de turismo de la región se reúnen en el Hotel Argentino...
Festivales de la Vendimia en Baja California
Desde fines de abril tuvo lugar una serie de eventos y espectáculos relacionados con el vino y el mundo...
join universe