rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Piscinas en Islandia

Piscinas: uno de los principales pasatiempos en Islandia

¿Cómo identificar una piscina o una zona de baño? En la mayoría de lugares el símbolo más conocido es el de una persona nadando estilo crawl, en posición horizontal y dando brazada. Sin embargo, en Islandia, el signo de una piscina a menudo muestra a una persona sentada en el agua. Esto no es casual: la mayoría de la gente en Islandia disfruta de los baños en las piscinas a modo inmersión, sentada y charlando mientras deja que su cuerpo se relaje con el agua tibia.

Las piscinas en Islandia son por lo general al aire libre, y se calientan con agua termal natural proveniente de las montañas. Hay 13 diferentes complejos de piscinas en Reykjavik, lo que es mucho para el tamaño de la ciudad (200,000 personas considerando el área metropolitana). El viernes por la mañana nos levantamos temprano para visitar la piscina favorita de nuestra amiga Una: Laugardalslaug.

Situado a unos 10 minutos en coche del centro de la ciudad, Laugardalslaug es un complejo de piscinas bastante grande, anexo a un gimnasio. Usted puede ingresar adquiriendo calidad de miembro mediante el abono de una cuota mensual, pero además se ofrece la opción de abonar un pase diario, que para agosto de 2011 tiene un costo de 450 coronas (menos de 3 euros). Esta es la opción ideal para aquellos que realizan turismo en Islandia.

Para ir a la piscina necesita contar con un traje de baño, una toalla y productos de limpieza del cabello. Si no cuenta con alguno de ellos, sin embargo, lo más seguro es que pueda adquirirlos en el propio complejo. Secadores de pelo y jabón están disponibles en los vestuarios. Usted tiene que quitarse los zapatos para entrar en los vestuarios, y darse una ducha con el cuerpo desnudo – sin su traje de baño – y con jabón antes de entrar en las zonas de baño. La mayoría de las duchas están en las zonas comunes, sin cortinas de separación, pero hay un par de duchas con cortinas disponibles para aquellos que son más tímidos.

Hay un par de piscinas grandes pero no profundas, con agua bien caliente, para que usted pueda sentarse y descansar. Una de estas piscinas también cuenta con un gran tobogán. Si se anima, pruébelo, ¡es muy divertido! Sugerencia: trate de deslizar las costuras de su traje de baño hacia adentro; si se apoya directamente sobre sus nalgas podrá deslizarse mucho más rápidamente.

También hay una piscina de 50 metros de largo para nadar, que tiene una temperatura un poco más baja. Alrededor de la piscina hay pequeños jacuzzis con diferentes temperaturas, que van desde 38 hasta 44 grados Celsius. Hay una piscina con agua salada, un baño de vapor y una piscina conocida como “el plato”, con aguas poco profundas y que es especialmente popular en los días soleados.

Una vez que termine de nadar, puede regresar al vestuario, tomar una ducha y hacer uso de una máquina para el secado rápido su traje de baño (esta máquina no lo seca del todo, pero quita la mayoría del agua de este para que pueda trasladarlo sin problemas). Saliendo de las instalaciones, hay una pequeña cafetería en la que usted puede tomar un bocado o recuperar energías con una bebida antes de salir del complejo.

A pocos pasos de la piscina, pasamos por una zona de acampada muy concurrida, donde se encuentra además uno de los albergues juveniles o hostales en Reykjavik. Aun cuando no se encuentra realmente en la ciudad, este albergue ofrece alquiler de bicicletas, y se puede llegar al centro de la ciudad en un recorrido de unos 10 a 15 minutos en bicicleta.

Desde la zona de acampada nos encontrábamos tan sólo unos pocos cientos de metros de Thvottalaugarnar o “las piscinas de lavandería”. En el pasado, y sobre todo en momentos en que había escasez de energía y –por tanto- poca disponibilidad de agua caliente, las mujeres solían caminar hasta esta área de Reykjavik a lavar la ropa para sus familias, aprovechando la disponibilidad de agua natural caliente termal natural. Hay una serie de placas que explican cómo lo hacían, los utensilios que utilizaban y como transcurrían sus vidas. Más tarde, el gobierno agregó un servicio de transporte para que las mujeres no tuviesen que caminar hasta la zona de lavado, fomentando el consumo del agua de esta fuente, que era naturalmente caliente.

Después de haber visto esta área, salimos de la zona de la piscina complejo y nos dirigimos a nuestro próximo destino. Todavía había mucho más planificados para el día de hoy.

 

También te puede interesar

El interior de Islandia
Una noche en una granja de cría de caballos en Islandia Después de un largo día recorriendo el Círculo...
Laguna Azul Islandia
Vuelo con Escala en Islandia: Visita a la Laguna Azul Si usted está planeando viajar de Europa a América...
Caballos de Islandia
Islandia: amanecer en una granja de cría de caballos Comenzamos nuestro segundo día con un delicioso...
5 maneras especiales de relajarse durante sus vacaciones
Uno de los principales objetivos de las vacaciones es relajarse luego de meses de trabajo. Descansar...
join universe