rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Railay Beach: el paraíso existe

En el Reino de Tailandia hay un abanico de opciones para hacer. Después de recorrer templos, andar en tuk tuk y vivir la caótica ciudad de Bangkok, no hay nada mejor que ir hacia el sur. Un país totalmente diferente reside en las islas y en especial, en Railay Beach.

La playa de día

El acceso es a través de Krabi, la ciudad más cercana. Un barquito de madera con medio pedazo de techo y un motor rudimentario lleva 10 pasajeros en promedio hasta la playa. El paseo dura unos quince minutos, aunque seguramente quisieras que fuera más. Las piedras cáliz decoran el paisaje, con sus sorprendentes tamaños y el agua cristalina se ondea con el paso del bote. Unos metros antes de llegar a la península, el motor se apaga, es hora de descender y caminar con la mochila a cuestas y el agua a las rodillas.

Lo que más abunda son los hoteles y puestos de comida, no hay calles, ni transportes terrestres. Se puede elegir entre la playa Este o la Oeste, la primera esta al pie de varios restaurantes, la opción más cara. Del otro lado, la oferta es más pintoresca. Varios botecitos se instalan en la orilla repletos de carteles con nombres de comida y precios. La oferta es mucho más barata que la anterior y se puede encontrar los clásicos batidos de frutas, platos calientes, postres y frutas trozadas.

Es posible pasar el día entero tendido en la arena, pero muchos se aventuran en la escalada. Es un deporte muy practicado por los residentes, muchos tailandeses viajan desde otras ciudades ya que es un punto estratégico y con buenos escaladores. El kayak también está a la orden del día, siendo otro atractivo deporte para hacer.

La mayoría de los negocios son atendidos por tailandeses, filipinos y malayos. En contraste, una australiana, enamorada de Railay, atiende una agencia en la que ofrece diferentes paquetes de actividades y brinda información turística. La calidez y simpatía de quienes viven allí da ganas de no volver a la rutina.

El Último Bar

Cae el sol y los restaurantes se vuelven bares, invitando a cenar y tomar. Existe una calle sobre la costa, llena de pubs, y en el medio una infaltable tienda para hacerse tatuajes. Un poco más allá, casí antes del final, un ring agasaja los clásicos rivales. Asistir a esta pelea de Thai Boxing es como asistir a una mezcla de boxeo occidental con rito budú. Antes de la lucha, los deportistas estiran con lentos movimientos y gestos religiosos. Las patadas son más frecuentes y el ritmo lento.

Terminada la pelea, The Last Bar (el último bar de la calle), ya está ambientado con un cantante de reggae y las mesas llenas de jóvenes. Lo más esperado es el show de fuegos, otra particularidad del sur de Tailandia. En este pub, un grupo de 8 asiáticos arma un show de media hora, armando coreografías e invitando al público a participar en locas acrobacias.

La noche es larga acá. Entre funcionarios de hoteles vecinos y de bares cercanos, decenas de americanos y europeos se mezclan en la pista de baile, danzando música comercial y bebiendo de alcohol en el típico vaso: un balde de playa.

La armonía y paz de la playa mezclado con el hermoso paisaje obliga al turista a alargar su estadía. La idea de ir por solo 2 días quedará en el olvido apenas este de frente llegando en el botecito, porque el paraíso existe y se llama Raylay Beach.

 

También te puede interesar

Tailandia, un reino festivo
Tailandia es un reino fascinante, donde encontrará templos budistas, islas maravillosas y abundante...
5 lugares para pasar su luna de miel
Casarse es un paso muy importante de la vida, pero también es una experiencia intensa y puede ser cansadora...
Descubra las ruinas de Angkor Wat en Camboya
Angkor Wat es uno de los monumentos religiosos más grandes, hermosos y mejor preservados del mundo,...
20 Ciudades Coloridas por el Mundo
Cada ciudad tiene su encanto, su estilo e identidad. Pero a medida que las civilizaciones se siguen concentrando...
join universe