rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

San Antonio de Pichincha divide el mundo en dos

A 16 kilómetros de San Francisco de Quito, la capital de Ecuador, se ubica el pueblo San Antonio de Pichincha. Tiene unos 60 mil habitantes pero debido a su atractivo turístico, usualmente es mucha más la gente que camina sus tierras. Para viajar desde Quito, se puede tomar un bus, y en 15 minutos estará en el destino. Debido a su ubicación geográfica, San Antonio de Pichincha divide el mundo en dos, marcando el limite entre el hemisferio norte y sur.

Línea simbólica en latitud 0

De forma divertida y para que no queden dudas que están en la mitad del planeta, el gobierno mandó pintar sobre el suelo una extensa línea amarilla, simbolizando la línea ecuatorial. La típica imagen al llegar a la zona, es ver centenares de turistas tomándose fotografías junto al gran detalle amarillo. Un retrato clásico y simpático es ver en lo alto la sonrisa y en lo bajo piernas abiertas pisando el norte y el sur al mismo tiempo.

Explicado en la ley de Newton, los cuerpos pesan menos que en otros puntos del planeta. Para los curiosos y deseosos de sentirse más delgados, hay una balanza en uno de los bares. La mayoría se pesa con ilusiones y se baja con una gran sonrisa satisfactoria. Muchos descubren que acá no solo se puede estar en los dos hemisferios simultáneamente sin hacer magia, sino que también los kilos son menos.

En el centro: cultura y ciencia

La ciudad cuenta con una gran cantidad de edificios, centros de exposiciones históricas, científicas y culturales, a parte de las parroquias, propias de la tradición católica. Al llegar, se destaca una gran avenida con equidistantes bustos en piedra, de los miembros de la Misión Geodésica Francesa. Es de estilo colonial, con callejuelas, casas con tejas, una plaza central acompañada de una capilla y una plaza de toros.

Frente al obelisco, una cafetería ofrece un diploma en honor a la visita: “Yo estuve en la mitad del mundo”; por unos 2 dólares. De obsequio le pueden sellar el pasaporte con la misma insignia, y después lo más esperado es la prueba de parar un huevo sobre un clavo. Este alimento es un símbolo indígena relacionado con los 4 elementos principales: la clara figura el agua, la cáscara representa la tierra, la yema simboliza el fuego y la tela en el interior es una especie de cámara de aire.

En la Vía Calacalí, a 200 metros del “redondel” Mitad del Mundo, se destaca el Museo Inti Ñan, es decir, camino del sol. Ingresando, se puede hacer un recorrido por la historia andina, mostrando el conocimiento y prácticas que se hacían entorno a la gran estrella luminosa.

Inti Ñam, aparte de conservar piezas arqueológicas y vestigios ancestrales indígenas, realiza demostraciones de las fuerzas físicas y magnéticas que ejerce el lugar por estar en latitud 0. Dicho de otro modo, se explica y se muestra como el agua gira en diferentes sentidos dependiendo el hemisferio. La guía, coloca una palangana con agua y hojas: sobre la línea divisoria de los dos mundos, todo cae, sin girar, cuando lo repite en el hemisferio norte, el agua y hojas giran en el sentido anti horario, y en el sur, se voltean en la misma dirección que las agujas de un reloj.

Curiosa ciudad, ¿verdad? Ir a Ecuador envuelve cierta magia por ser cruzado por el plano ecuador, pero en particular, San Antonio de Pichincha envuelve secretos culturales y científicos que esperan ser descubiertas por todos.

 

También te puede interesar

Invierno en Palma de Mallorca
Visitar Palma de Mallorca durante el invierno Palma de Mallorca es un destino tradicional del verano...
Ecuador: favorito del turismo todo el año
¿Qué hace que un destino turístico sea el favorito de las personas los 365 días del año? Puede ser...
Maestros del Grabado en Río
La Colección de la Fundación Biblioteca Nacional La última vez que una muestra de grabados de la...
Playas de Uruguay II
Turismo en Piriápolis A unos 90 kilómetros al este de Montevideo, el paisaje de las playas del Uruguay...
join universe