rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Spaccanapoli envuelve lo mejor de Nápoles

Aunque la tasa de criminalidad, pobreza y desempleo, es la más alta entre las ciudades italianas, no deja de ser de las más visitadas y preferidas por los turistas. Tal vez, ese rasgo mafioso pinta la ciudad atractiva en contraste con su riqueza cultural, histórica y gastronómica. Partiendo desde el casco antiguo, la calle Spaccanapoli envuelve lo mejor de Napolés, desde su encanto barrial hasta su arte renacentista y gótica.

Un clásico paseo

Spaccanapoli es la arteria principal del centro histórico, va desde la Plaza Gesù Nuovo, luego cambia al nombre de Via San Biagio dei Librai, atraviesa Via Duomo y termina unos pasos más adelante, al finalizar la ciudad vieja. Su extensión es de dos kilómetros y dividen Napolés en dos, de un lado se podría decir que está lo más moderno y del otro lo más clásico.

Las calles son en su mayoría (contando también las perpendiculares), formadas por adoquines y creando laberintos que pierden a sus turistas entre escenas cotidianas de la vida familiar, edificios de antaño y tiendas o sitios donde comer y beber. Las bicicletas y ciclomotores predominan, sobre todo entre los jóvenes.

Mercados de antigüedades, puestos de limonadas (en verano), tiendas de artesanos locales, y tiendas de ropa y comida se aprietan como pueden en una calle tan angosta, que por momentos tiene solo 4 metros de lado a lado. Algunos de los edificios a los que se puede acceder a través de Spaccanapoli son:

– La Basílica de Santa Clara, la mayor iglesia gótica de la ciudad.
– La Iglesia San Francesco delle Monache.
– La Iglesia San Domenico Maggiore, situada en la plaza con el mismo nombre.
– La Catedral Via Duomo, data del siglo XIII y conserva una fuerte presencia.
– La Capilla del Monte di Pietà, edificio manierista.

Más allá, el pueblo napolitano

El arte, el fútbol y la comida, son la imagen y vida de esta ciudad. El arte se  ve en cada edificación, en todas las estatuas, plazas y museos, el fútbol es el tema cotidiano y la comida es el placer y razón de encuentro. Los cinco platos son el antipasto, el primo piatto (generalmente pasta), el secondo piatto (plato principal con carne, pescado o pollo), después el postre y luego el dolce (masitas y limoncello).

Ante la eterna lucha entre Nápoles y Florencia por el origen de la pizza Margarita, está claro que las de aquí son muy buenas. De masa fina, tomate natural, mozzarella de búfala y albahaca fresca, las más recomendadas son las de “Di Mateo”, en un rincón de la arteria principal.

Otras actividades recomendables, son ver un clásico partido de fútbol, el club local es el “Napoli” y juega en el Stadio San Paolo. Un espectáculo digno de ver son los “tifosi”, momento en que la hinchada realiza coreografías y cantos emblemáticos. Si prefiere el arte, el Teatro San Carlo, con una capacidad de 3.000 personas, tendrá en cartel algún clásico u obra vanguardista. Es una de las tradiciones más importantes de la ciudad y es muy alto el número de personas que ve y hace teatro.

Se podría recomendar hacer dieta antes de viajar a Nápoles, ya que la comida está en todos lados, y en grandes cantidades. El pueblo es fresco, sincero y bastante pasional, la gestualidad exagerada, los gritos y hasta la brutalidad son comunes en sus calles. Seguramente cuando vaya a Italia, decida pasar de visita por esta ciudad, atractiva por su conjunción entre el arte y lo brutal.

 

También te puede interesar

La costa dálmata en Croacia
Croacia es un país pequeño situado en donde se encuentran los Balcanes, el Mediterráneo y Europa Central,...
Conozca Bangkok, la Venecia del Oriente
“…y el mundo es tuyo”. La canción del grupo británico Murray Head no podría haber descrito mejor...
Feria de la Barbacoa en DF
El pueblo más alto de México DF celebra su décima edición de la Feria de la Barbacoa con una novedad:...
Gramado y Canela: sierra gaúcha en Brasil
Brasil no es solo un país tropical. Lejos de la costa hay otros paisajes maravillosos, como la Sierra...
join universe