rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Transporte en Grecia

Grecia: consejos para viajar en tren y autobús

Durante un reciente viaje a Grecia, noté que las distancias y los tiempos de viaje entre una ciudad y otra son bastante mayores que en el resto de Europa. En los seis días que permanecí en el país viajé un total de 1550 kilómetros, utilizando los más variados medios de transporte en Grecia.

Es así que por ejemplo ir de la isla de Kos a la popular isla Santorini significa viajar casi 180 kilómetros en ferry (4,5 horas de viaje), mientras que de Santorini a Atenas se debe viajar unos 270 kilómetros adicionales (6 horas de viaje), también en ferry. El viaje en tren nocturno de Atenas a Salónica significa 500 kilómetros por tierra, que se realizan en poco más de 6 horas de viaje. De Salónica a Alejandrópolis hay 300 kilómetros que pueden realizarse en poco más de 6 horas de tren –como hice a la ida- o en unas 3.5 horas de autobús, como pude conseguir al regreso.

Ya habiendo escrito en posts anteriores en este blog sobre los viajes de ferry en Grecia y la conexión entre Atenas y el puerto de Piraeus, en esta ocasión me dedicaré a los otros dos medios de transporte público que pueden ser de su interés durante sus vacaciones en Grecia: el tren y el autobús.

Si va a tomar el tren en Grecia, deberá utilizar el servicio de trenes nacionales llamado OSE. Estos trenes cuentan con una página web institucional que incluye el servicio de reserva de pasajes. Si ingresa a http://tickets.trainose.gr/dromologia/, sobre la esquina superior izquierda puede presionar “en” para tener la traducción al inglés. La página se encuentra disponible en griego y en inglés.

Le recomendamos reservar la primera clase, conocida como Clase A. Los boletos no son mucho más caros, y a cambio obtiene un poco más de confort y evita las altas concentraciones de pasajeros. Hay descuentos varios, incluyendo un 25% para los estudiantes y 50% para los niños.

Al momento de realizar la reserva usted podrá elegir el lugar de partida y destino del tren. Luego se le ofrecerán los horarios, que por lo general no son muy variados, especificando si hay o no conexiones. En cada tren se le permite elegir la clase en que quiera viajar y los números y ubicaciones de los asientos. Usted debe luego imprimir los tickets que aparecen en la propia página web. No cierre esa ventana, dado que no se envía una copia a su casilla de e-mail y perderá toda constancia de su compra.

En la reserva se solicita además el nombre (inicial del nombre y luego apellido completo) de cada uno de los pasajeros, así como una “contraseña” que puede ser solicitada por el guarda al momento en que se controle su ticket. En nuestro caso, los tickets fueron controlados a la partida, pero no fueron sellados, no se nos solicitó ninguna contraseña (aunque sí nuestro apellido) ni la constancia de ser estudiantes.

El tren nocturno en que viajamos resultó algo decepcionante. Creíamos que contaría con camas, y así parecía ser en el plano del tren en que reservamos, a nuestro entender, camas en un compartimento para dos. Al momento de subir al tren, sin embargo, resulto ser que teníamos dos asientos en un compartimento de seis asientos solo apenas reclinables en que ya se encontraba durmiendo una pasajera.

Entre las tres viajeras que debimos compartir este compartimento nos arreglamos para dormir, dos de nosotras en dos asientos situados uno al lado del otro, y la tercera estirada entre dos asientos enfrentados, reclinados lo más posible para acercarlos. Esto, sin embargo, no fue ideal, terminamos el viaje con los pies y pantorrillas muy hinchados por la mala posición prolongada.

Si bien la Clase A es tranquila, debido a que el tren se encontraba lleno en Clase B, varios adolescentes y jóvenes griegos de sexo masculino intentaban instalarse en los corredores de la Clase A, siendo constantemente expulsados por el empleado de la compañía de trenes, cuyo compartimento se encontraba, afortunadamente, en este mismo vagón. Las corridas de estos jóvenes resultaron, sin embargo, perturbadoras del sueño.

Otras perturbaciones del sueño en el tren nocturno en Grecia son: las constantes paradas y cambios de ritmo del tren, con el consiguiente anuncio – a excesivamente alto volumen – en los parlantes de cada compartimento; el exceso hormonal de los jóvenes griegos de sexo masculino que encuentran en la noche oportunidad para desinhibirse y pueden resultar molestos; y las bajísimas temperaturas del aire acondicionado. Para disminuir el impacto de estas molestias se recomienda, respectivamente, portar un set de máscara para la vista + tapones para los oídos, practicar estoicismo y viajar con una manta, toalla o algo de abrigo, incluyendo un par de medias y un pantalón largo –los necesitará para el transporte de larga distancia en Grecia.

En el tren diurno de Salónica a Alejandrópolis, sin embargo, la mayor molestia fue el ruido de los altavoces. Los asientos, aun sin ser camas, eran anchos y cómodos, asegurando un buen dormir a quien cuenta con suficiente abrigo para paliar el impacto del aire acondicionado – ¡y se lo quita rápidamente en los momentos en que apagan el aire!

El autobús en Grecia, al menos en la experiencia de este viaje –de Alejandrópolis a Salónica- se asemeja a los autobuses tipo coach que abundan en Europa. Un ejemplo serían los utilizados por la compañía Eurolines, que traslada pasajeros de un país a otro dentro de Europa. Los asientos son pequeños, relativamente cómodos – para un viaje de menos de 4 o 5 horas, no para pasar la noche – y cuentan con una pequeña mesita retractable al frente, además de la posibilidad de reclinarse unos poquitos centímetros. El espacio de equipaje a bordo es muy pequeño, por lo que se recomienda depositar todo lo que no necesite durante el trayecto en la bodega.

De acuerdo con los lugareños, los autobuses resultan más apropiados en la coyuntura actual de una Grecia en crisis que ha reducido muchísimo el transporte en tren –manejado por el estado. Aunque no en nuestra experiencia, se dice que son frecuentes los grandes atrasos y cancelaciones de los trenes. Los buses, por su parte, pertenecen a compañías privadas, por lo que son más confiables y puntuales.

Otra ventaja del autobús es que se detiene a mitad de camino en un descanso de la ruta, dando 15 minutos a los pasajeros para ir al baño, comer o tomar algo en un local con todas las instalaciones necesarias. En nuestro caso, se trataba de un hermoso lugar rodeado de montañas y ubicado justo en frente a una plantación de girasoles.

El costo del autobús suele ser algo mayor que el del tren, pero sin embargo puede que valga la pena por el tiempo de viaje más breve y el confort que en algunos casos puede ser mayor. Los autobuses aceptan tarjetas de estudiante pero solo si son internacionales, como la conocida International Student Identity Card (ISIC).

Esperamos que encuentre estos consejos de utilidad al momento de planificar su viaje a Grecia. Sin embargo, y a partir de mi experiencia personal, recomiendo que elija uno o dos lugares y permanezca allí más tiempo. Viajar de un lado a otro es divertido, pero también agotador cuando se pasa muchas horas a bordo de vehículos. Para unas verdaderas vacaciones de verano en Grecia, haga una buena búsqueda por adelantado, elija uno o dos destinos y visite estos lugares, disfrutándolos al máximo. ¡Que tenga unas hermosas vacaciones en Grecia!

 

También te puede interesar

Nuestros mejores consejos para visitar Grecia
Grecia es por excelencia uno de los países con las playas mediterráneas más hermosas, además de una...
Navagio, la playa más bonita de Grecia
Grecia es un país que posee playas hermosas en todos sus rincones e islas. Sin embargo, la playa Navagio,...
Vacaciones en Creta
La más bella de las islas griegas Si se realizase un concurso de belleza en el que las más de 6000...
Alejandrópolis y Salónica
Viaje a Grecia: Alejandrópolis y Salónica Luego de una noche de mal dormir en el tren nocturno desde...
join universe