rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Tres imperdibles monumentos sagrados de Grecia

La “república helénica” se ubica al sureste de Europa y forma parte de la Unión Europea. Por su posición geográfica, por estas tierras pasaron múltiples civilizaciones a lo largo de los años, y todas dejaron su huella. Podrá ver marcas de distintos pueblos en la arquitectura de los distintos edificios, en los museos, en las costumbres alimenticias, en la vida cotidiana, y en las variadas formas de arte popular. Las tradiciones históricas y culturales, y la multitud de monumentos que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad, hablan de este mosaico de civilizaciones. Estas son 3 de las “piedras preciosas” de la humanidad que alberga Grecia:

Templo de Apolo Epicuro, en Bassae

apolo

Este es un templo eternamente orgulloso de 1130m de altura, construido en el año 400 AC. Se considera que el arquitecto detrás de esta obra maestra fue Ictinus. Bassae fue siempre un lugar sagrado que tuvo muchos templos. Todos los dioses de la antigüedad fueron adorados en este santuario natural. Los arqueólogos están convencidos de que debajo de la construcción actual se encuentra otro templo aun más antiguo. El actual es un ejemplo perfecto de la riqueza de la arquitectura griega, incluyendo elementos tanto arcaicos como innovadores. Se cree que la columna central fue diseñada para reflejar los primeros rayos del solsticio de verano, para simbolizar la luz eterna de Apolo, el Dios del sol.

Acrópolis

Este sitio, en Atenas, es probablemente uno de los más famosos de toda Grecia. Dedicada a la patrona de la capital, la diosa Atenea, el santuario domina la mayor parte de la ciudad moderna desde la elevación que se conoce como Acrópolis. Este recinto sagrado es testigo de los mitos más antiguos de la ciudad, las celebraciones religiosas, cultos e incluso eventos decisivos en la historia de la ciudad. Los monumentos del Acrópolis están en armonía con el entorno natural. Combinan distintos estilos de arte clásico de manera innovadora, y han influido el arte y la cultura por muchos siglos. Es el reflejo más fiel del esplendor, el poder y la riqueza de Atenas en la era de los Periclos.

acrop

Solo es posible acceder a este sitio fortificado desde el Oeste. Todavía se pueden ver restos de las paredes del período Micénico; y también son visibles paredes construidas más adelante. Cuando se encuentre en el complejo recuerde ver la roca sagrada, y Propylaia, la entrada monumental al santuario. El templo de Atenea domina el bastión, aunque también se encuentran templos más pequeños dedicados a otras deidades.

Sitio arqueológico de Delfos

delfos

A los pies del monte Parnassos se encuentra el santuario Pan- helénico de Delfos, que contenía el oráculo más famoso de toda Grecia. Este fue por muchos siglos el centro cultural y religioso, y símbolo de unidad, para el mundo Helénico. El sitio incluye dos santuarios dedicados a Apolo (rodeado de peribolos) y Atenea, y otros edificios que en su mayoría se utilizaban para practicar deportes: un gimnasio, la palestra, los baños, y otros. También verá el arroyo Castalian, donde los viajeros saciaban su sed luego de un largo viaje y se purificaban antes de consultar al oráculo. Alrededor de los santuarios también podrá ver los restos del cementerio de Delfos.

Con este y tantos otros monumentos históricos que ver a lo largo y ancho de Grecia, no dude en visitar y explorar la República Helenística, cuna de naciones y testigo de tantas civilizaciones.

 

También te puede interesar

Conoce Sicilia, la isla más grande de Italia
Si visita Italia, no se pierda la oportunidad de aventurarse por el estrecho de Messina y llegar a esta...
Pascuas en Paris: actividades para grandes y chicos
¿Piensa pasar las vacaciones de Pascuas en Paris? Si es así, no se pierda los siguientes eventos en...
Camino de Santiago parte II
Patrimonio de la Humanidad en el Camino de Santiago, parte II Los Monasterios de Yuso y Suso, la Catedrál...
Camino de Santiago parte I
Patrimonio de la Humanidad en el Camino de Santiago, parte I Tomando un vaso de vino al término de...
join universe