rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Turismo en Hamburgo

Hamburgo, primer día: un paseo por la ciudad

A diferencia de lo que venía ocurriendo en mis otros viajes, esta vez me encontraba viajando con una amiga, y por lo tanto debí de adaptarme un poco más la hora de decidir qué ver o hacer. Decidimos tomar un autobús nocturno de Eurolines desde Bruselas hacia Hamburgo, lo que resultó ser una mala elección.

El viaje completo del autobús comenzaba en París y terminaba en Copenhague. Incluso tratándose de una noche de miércoles, quizás debido a que eran las vacaciones de Pascuas en ciertas partes de Francia y en toda Bélgica, el autobús estaba bastante lleno de gente, con varias familias yendo de vacaciones. El autobús realizó varias paradas y se detuvo en la frontera por algún tiempo, con la Polizei, como se conoce a la policía alemana, controlando los pasaportes y haciendo descender del autobús a un pasajero – su visa había expirado y no tenía permiso para salir de Bélgica.

La hora estimada de llegada era 7.30am pero, debido al tráfico, sólo llegamos a la estación central de autobuses en Hamburgo (conocida como ZOB) una hora después. Desde allí tomamos la línea dos del metro U-Bahn (U2) para Eimsbuettel, donde nuestra anfitriona nos esperaba. Dejamos nuestras cosas en su apartamento, muy acogedor, y fuimos a desayunar junto a ella a un desayuno buffet ubicado en las cercanías de la casa.

Después de probar todo tipo de panes alemanes, muy ricos en granos y cereales y de los que las personas de Alemania están muy orgullosos, tomamos el U-Bahn de nuevo. Esta vez de de regreso al centro de la ciudad, descendiendo en laRathausmarkt o plaza principal. Echamos un vistazo rápido al interior del ayuntamiento de la ciudad y sacamos varias fotos del vecino río Alster, que llega hasta la plaza.

Una breve caminata nos llevó a StNikolai o San Nicolás, una antigua iglesia que es el segundo edificio más alto de Hamburgo. En mayo de 1842, un gran fuego destruyó la mayor parte de la ciudad de Hamburgo, quemando de muchos de sus principales edificios, incluida la iglesia de San Nicolás. La iglesia fue reconstruida, pero en la Segunda Guerra Mundial volvió a ser severamente dañada, dado que los aliados utilizaban esta iglesia como punto de referencia para los ataques aéreos a la ciudad de Hamburgo. Fue así que al finalizar la guerra se optó por no reconstruir San Nicolás, sino convertirla en un monumento o memorial contra la guerra.

Hoy en día, sólo se puede ver lo que queda de San Nicolás: la nave fue derribada, dejando sólo algunas partes de las paredes exteriores. Se mantuvo la torre, en la que se instaló un ascensor panorámico y un carillón de 51 campanas en el que se ofrecen conciertos en vivo dos veces por semana (los jueves al mediodía y, desde abril hasta octubre, también los sábados a las cinco de la tarde). Tuvimos la suerte de llegar justo a uno de los conciertos de carillón, el que disfrutamos mientras paseamos por las ruinas. Un centro documentación y lugar de encuentros fue instalado en la cripta de la ex iglesia.

Para tener una mejor visión de la ciudad, decidimos tomar el Highflier, un globo aerostático en el que los turistas son elevados a 150 metros de altura para disfrutar de 15 minutos de una gran vista de la ciudad desde lo alto. El trayecto cuesta 15 euros, pero los estudiantes, adultos mayores y los menores de 18 años sólo pagan 10 euros. En un día soleado con un cielo despejado, es recomendable tomar este paseo en Hamburgo.

Desde esa zona, caminamos hacia St. Georg, la zona a la moda y el diseño en Hamburgo. Recientemente pasando por un proceso de renovación o gentrificación,St. Georg está llena de tiendas de diseño y divertidos cafés. También es el barrio gay de Hamburgo. Sintiéndonos ya algo cansadas por el viaje, tratamos de encontrar una cafetería con conexión inalámbrica a Internet, pero nos dijeron que esto no era muy común en Hamburgo. Cuando finalmente encontramos una, no logramos conectar los móviles.

Después de un paseo por el río Alster, disfrutando del sol y deseando contar con bicicletas para movernos más libremente por la ciudad, descansamos en el jardín japonés del parque Planten un Bloom, que también tiene una zona para niños muy agradable para las familias que viven o realizan turismo en Hamburgo.

De regreso a la casa, caminamos junto a la gran antena de TV de Hamburgo y buscamos un supermercado para comprar comida para la cena. Fue un día muy largo, pero estábamos felices. En general, Hamburgo es una ciudad portuaria muy agradable. Realizar turismo en Hamburgo no trata tanto de visitar puntos de interés, sino que se basa en disfrutar del ambiente y del estilo de vida de una ciudad puerto que es la segunda más grande y una de las más ricas de Alemania.

 

También te puede interesar

Visitar Hamburgo
Visitar Hamburgo desde Berlín ¿Por qué visitar Hamburgo? Se trata de la segunda ciudad más grande...
Hafen City y la Reeperbahn
Hamburgo, día dos: tour por la ciudad, Hafen City y la Reeperbahn Después de una noche de buen dormir,...
Hamburgo hasta Copenhague
Desde Hamburgo hasta Copenhague Luego de pasar gran parte de mis vacaciones de Pascuas en Hamburgo,...
Paseo en Globo México DF
Paseos en globo en Ciudad de México La Ciudad de México es, como todas las ciudades, un importante...
join universe