rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Vacaciones en Cabo Polonio

Un fin de semana en el paraíso

Con el verano austral acercándose cada vez más, comienzan los fines de semana de buen clima en la región sur del mundo. Si se encuentra realizando un viaje por América del Sur, e incluso si no planeaba inicialmente realizar turismo en Uruguay, puede que valga la pena realizar un desvío y descansar un fin de semana en las arenosas playas de este soleado país.

Con una temporada alta que no comienza hasta finales de diciembre, los precios de temporada baja en Uruguay son muy accesibles, y variadas las opciones de balnearios que visitar. Si lo que busca es algo de magia y descanso, recomendamos visitar el Cabo Polonio.

Ubicado a unos 300 kilómetros de Montevideo, la capital del Uruguay, el Cabo Polonio es un pequeño pueblito de unas 450 casas ubicado en una zona natural protegida del país, rodeada de hermosas playas y con una reserva de lobos marinos aledaña.

Para llegar al Cabo Polonio en temporada baja solo hay un autobús diario, a las 7 de la mañana, desde la capital. Los sábados hay además otro servicio partiendo poco después de las 10am. Si lo prefiere, puede alquilar un auto en Montevideo, dado que en baja temporada existen convenientes promociones de fin de semana.

El ingreso al Cabo Polonio, ubicado a 10km del parador sobre la ruta, solo puede realizarse en vehículos 4×4. Si no cuenta con uno no se preocupe, baje del autobús o estacione en el parador y abone un ticket de 150 pesos uruguayos, que le permitirá ingresar al Cabo Polonio y salir de allí también en estos vehículos, en el mismo día o en otro de su conveniencia (no necesita reservar). El trayecto dura media hora y los horarios de ingreso y salida varían, aunque siempre hay vehículos coordinados con los horarios de los autobuses.

Dentro del Cabo Polonio puede alojarse en un “rancho”, como se conoce a las pequeñas construcciones, muchas de esas bastante precarias, que allí se ofrecen. El Cabo Polonio no cuenta con saneamiento ni con agua corriente, obteniéndose esta en muchos casos de la lluvia, de pozos o comprándola en grandes cantidades. La conexión eléctrica solo existe para el faro que se encuentra en la punta de esta península, viviéndose en el resto con iluminación de velas, generadores, baterías o paneles solares. Estas condiciones son las que realmente le permiten abandonar la civilización y olvidarlo todo durante su estadía.

Si lo prefiere, puede también optar por una posada u hostal. En mi caso en particular, y luego de varios años de visita al Cabo Polonio, elijo siempre alojarme en la Posada de Los Corvinos, donde me encuentro muy a gusto con el trato hospitalario, el pan casero del desayuno y los miles de detalles que pueden encontrarse en cada rincón de la casa.

Durante su estadía en el Cabo Polonio, puede disfrutar de largas caminatas por la Playa Sur y Playa La Calavera, recorrer el pequeñísimo centro del pueblito –una cuadra llena de puestitos de artesanos y otros que venden comidas caseras, heladería, restaurante y puestos de bebidas o admirar las decoraciones y coloridos murales pintados en los ranchos. También se recomienda subir al faro, que se abre al público varias veces al día y en el que se cobra un ticket de ingreso muy accesible. Desde allí arriba puede apreciar el pueblo en un ángulo diferente, además de ver las colonias de lobos marinos y las zonas aledañas.

En la Posada de Los Corvinos se encuentra además la biblioteca del pueblo. Se aloje o no allí, puede acercarse, tocar la campana y esperar a ser atendido para retirar un libro de su agrado en condición de préstamo. Esto es ideal para pasar una tarde de lluvia en el rancho, así como para disfrutar de una tarde de sol en la playa, o reposando tranquilamente sobre una hamaca paraguaya.

Una importante atracción del Polonio es la naturaleza. Especialmente en temporada baja, cuando la afluencia de turistas es menor, puede encontrarse con lobos marinos nadando en grupo, diversas especies de gaviotas y pájaros sobrevolando. También son comunes en esta época, debido a la crecida del océano y el alto oleaje, encontrarse con animales heridos o moribundos que llegan a las costas y entre los que se cuentan peces, pingüinos, pájaros, lobos marinos e incluso ballenas.

Si extraña la civilización, llegando al extremo de la península cercano al faro se encontrará con un par de posadas con mayores comodidades, que podrían catalogarse de hoteles, y con restaurantes convencionales. Si su teléfono se queda sin batería y no cuenta con energía eléctrica en su alojamiento, será en el almacén “El Lujambio” donde se le permita recargarlo con un costo mínimo. El Polonio cuenta con cobertura de telefonía móvil y puede acceder, por tanto, a internet a través de su teléfono; el internet inalámbrico (wi-fi) y los ordenadores, sin embargo, no forman parte del paisaje del lugar. Se trata de un desenchufe, con todas las letras. ¡Que lo disfrute!

 

También te puede interesar

Cabo Polonio Uruguay
Cabo Polonio – una mágica perla en el Océano Atlántico A pesar de su popularidad creciente, el...
Noche del Arte en Palma de Mallorca
Nit de l’Art Mallorca Puede que ya no sea la temporada más alta para tomar vacaciones, pero en las...
Playas de Rocha – Uruguay
Con 170 km de costas oceánicas, el departamento de Rocha es la región más al este de Uruguay. Sus...
Festivales de octubre en Barcelona
Sin duda tendrás mucho para hacer en Barcelona y sus alrededores, donde hay más festivales planeados...
join universe