rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Viaje a Copenhague

Una semana en la colorida Copenhague, día uno

Se dice que abril y mayo son los mejores meses para hacer un viaje a Copenhague. Aunque los meses de primavera no son tan cálidos como el verano en Copenhague, si se trata, de acuerdo con los lugareños, de los meses más secos y soleados del año; la mejor época para visitar la ciudad. En mi experiencia esto resultó ser cierto: durante mi viaje a Copenhague pude disfrutar de cinco días soleados y cálidos, con temperaturas de más de 20 grados durante el día.

Al salir de la estación central me encontré en frente de Tivoli, un parque de atracciones ubicado en medio de la ciudad, con montañas rusas y otras atracciones. El costo de la entradaal parque para personas adultas es de alrededor de 75 coronas (10 euros). Luego, por cada juego o atracción a visitar debe pagarse un mínimo de 25 coronas, con lo que en general vale la pena comprar el pase completo. Este pase, que cuesta unas 220 coronas, permite acceso ilimitado a las atracciones durante el día de su emisión.

Por ser el primer día, decidí saltear el parque e ir al museo NyCarlsbergGlyptotek, que es principalmente de arte clásico y cuenta con un bello jardín de invierno. Sin embargo, por ser lunes, el museo se encontraba cerrado, así que opté por un paseo pasando por el ayuntamiento de la ciudad ya través de todoStrøget – la zona comercial de Copenhague. A medida que me alejaba del centro hacia el noreste, siguiendo las calles comerciales, más elegantes y menos accesibles los costos de la vestimenta en los escaparates de las tiendas.

Hacia el final de Strøget,la calle Østergadelleva a los visitantes a Nyhavn, la vistamás famosa de Copenhague y típica postal de la ciudad. Nyhavn es un pequeño puerto donde los daneses, y aquellos que hacen turismo en Copenhague, se reúnen para disfrutar de una bebida o una comida en una terraza o en la rambla junto al agua, mientras que observan a la gente caminar por el paseo marítimo.

Yo había comido mucho en el tren, pero no pudo resistir la tentación de probar una salchicha típica en elpølsevogn (un carrito o puesto itinerante que vende salchichas, hamburguesas y refrescos). Solo entonces pude abordar el paseo en barco por el canal de la compañía DFDS, que me llevaría a través de diferentes partes internas del puerto y por los canales.

Los paseos en barco son una buena forma de ver los mejores lugares turísticos de Copenhague. Por otro lado, y al menos con esta empresa, el paseo no me resultó demasiado informativo. El costo del tour en barco incluía un guía que explicaba lo que veíamos en tres idiomas (danés, Inglés y un tercer idioma que puede ser alemán, español o italiano dependiendo del horario del barco). Sin embargo, la orientación proporcionada se limita principalmente a hechos dispersos y no sigue una línea argumental que ayude al turista a obtener información significativa, por lo que es difícil de seguir el comentario y mantener la concentración.

En cualquier caso, lo bueno de los paseos en barco por Copenhague es que le permiten descender del barco en un par de puntos turísticos de Copenhague, funcionando en cierto modo como los servicios de autobuses “hop-on, hop-off”. Puede así visitar varios lugares en un solo día y ahorrar dinero en transporte público, que no es muy económico en Copenhague. En mi caso no contaba con tiempo para más de un descenso, así que opté por el muelle junto a la famosa estatua de La Sirenita, en Østerbro, donde también aproveché a visitar la ciudadela delKastellet–antiguo casco de la ciudad- y sus construcciones internas en rojo vibrante.

Sin oportunidad de descender en los demás destinos en que se detuvo el barco, decidí volver a esos lugares otro día y, de momento, disfrutar del paseo en barco por Copenhague, en el que aprendí acerca de la moderna arquitectura de la Casa de la Ópera Danesa, el Castillo de Amalienborg, la Iglesiade Mármol, Christianshavn, la Iglesia VorFreslers, la Biblioteca Real, la Iglesia del Castillo, la Iglesia Holmers, el Banco Nacional y algunos otros edificios interesantes por su estilo e historia.

Esa noche, quedé un amigo en el puerto de Nyhavn. Allí nos juntamos con otros amigos y fuimos a Skt. Jørgens, uno de los cuatro principales lagos de Copenhague. A la orilla del lago, disfrutamos de las últimas luces de la tarde con un par de latas de cerveza Tuborg, una de las cervezas locales favoritas.

 

También te puede interesar

Turismo en Copenhague
Una segunda visita al centro de la ciudad de Copenhague Con el sol brillando y los días cada vez más...
Hamburgo hasta Copenhague
Desde Hamburgo hasta Copenhague Luego de pasar gran parte de mis vacaciones de Pascuas en Hamburgo,...
Castillo de Frederiksborg
Desde Copenhague hasta el Castillo de Frederiksborg en transporte público ¡Es imposible aburrirse...
Christianshavn y Christiania
Último día en Copenhague: Christianshavn y Christiania Ir en bicicleta hasta Christianshavn fue un...
join universe