rss
youtube
vimeo
twitter
facebook
blog viajes español
blog viajes english

Viaje a La Haya

Paseo por el día a La Haya desde Amsterdam

Cuando me encontraba dudando qué ciudad de los Países Bajos sería mejor visitar, además de la muy obvia opción de viaje a Ámsterdam, la ciudad que ocupó el segundo lugar entre las favoritos, tanto de los holandeses como de los extranjeros a quienes consulté fue de La Haya o, como su nombre se escribe en holandés, Den Haag. Fue con esto en mente que comencé mi viaje a Holanda con una visita a La Haya, a donde llegué poco después de la hora del almuerzo.

Situada a tan sólo 51,5 kilómetros de Ámsterdam, La Haya es una ciudad elegante, además de la sede del parlamento holandés, el gobierno, y la Corte Real. La capital sigue siendo Ámsterdam, de acuerdo a la constitución holandesa, pero La Haya es de gran importancia para los ciudadanos de Holanda, y es también la capital de la provincia de Holanda Meridional. La Haya es la tercera ciudad más grande del país, después de Ámsterdam y Rotterdam. La población total de esta ciudad es de poco menos de 500.000 habitantes, en una superficie de 100 kilómetros cuadrados.

Para los visitantes de fuera de Holanda, La Haya también resulta una ciudad atractiva por ser la sede de más de 150 organizaciones internacionales, y una de las principales ciudades para las Naciones Unidas, comparable con Nueva York y Ginebra. Entre estas organizaciones se encuentran la Corte Internacional de Justicia y el Tribunal Penal Internacional. También se encuentra en La Haya todas las embajadas extranjeras y ministerios de toda Holanda. El Consejo de Estado, la Corte Suprema y muchas organizaciones de cabildeo holandés tienen sus principales oficinas también en La Haya.

Como extranjera, mi viaje comenzó con una visita al famoso Vredes Palais – o, en español, el Palacio de la Paz. Fuertemente custodiado, este es un lugar que normalmente no se encuentra abierto al público. Sólo puede acceder si cuenta con una confirmación de lugar en una visita guiada, que deberá obtener previa reserva. Puede solicitar su lugar en el recorrido guiado mediante el envío de un correo electrónico a guidedtours@carnegie-stichting.nl o llamando al +31 (0) 70-302 41 37. El Palacio de la Paz solicita a los visitantes particulares que soliciten su lugar para visitar las instalaciones con por lo menos un día de antelación. Para grupos de más de 20 personas, las solicitudes deben realizarse por lo menos con un mes de antelación. El costo del tour es de 5 euros por cada adulto y 3 euros por cada niño de hasta 13 años de edad.

En mi caso, había solicitado la reserva el día anterior, pero no había recibido una confirmación. Por suerte, una llamada telefónica desde la entrada bastó para confirmar que estaba en la lista de visitantes para la recorrida guiada de las 15:00 horas.

Faltando más de una hora para esta visita, decidí recorrer parte de la ciudad. Fue así que seguí la calle Anna Paulownastraat por unas pocas cuadras y crucé el canal en Kortenaenkade, con lo que llegué a la calle Prinsessewal, justo al lado del “aparcamiento Real”, un enorme edificio en el que todos los vehículos, carros y los caballos de la realeza están estacionados. A partir de ahí, seguí la Prinsesswale ingresé en la primera entrada abierta del Paleistuin, o Jardines del Palacio, que corresponden al Palacio Noordeinde. Es en este palacio donde la Reina Beatriz de Holanda tiene sus oficinas y trabaja a diario. Sin embargo, la Reina no reside aquí, sino en Paleis Huis ten Bosch, un poco más alejado de la ciudad, situado en medio del bosque de La Haya.

Después de ver a un grupo de gente ingresar a una boda en la Gran Iglesia-GroteKerk-, y el ensamblado de las esculturas al aire libre que se estaban preparando para el lanzamiento, pocos días después, de la exhibición anual Den HaagSculptuur, intenté sin éxito encontrar la Oficina de Información Turística, y luego regresé al Palacio de la Paz para participar de la visita guiada.

Aunque solo sea por este tour, una visita al Palacio de la Paz merece la pena. Una guía muy entretenida le lleva a través de las principales salas y vestíbulos, explicando qué país donó cada una de las piezas de mobiliario y decoración. Esto es porque, cuando se concibió la idea en el siglo 19, los países estaban tan orgullosos de tener un lugar simbólico en el que establecer mecanismos de paz como forma de resolver conflictos, que de buena gana donaron materiales de alta calidad y objetos funcionales y decorativos que se incluyeron en el edificio. Es por esta razón que usted podrá ver, entre otras cosas, una escultura hecha del metal derretido de las armas que Chile y Argentina no utilizaron cuando optaron por resolver sus conflictos pacíficamente, cerámica holandesa de Royal Delft, una pesadísima escultura de Rusia del Zar Nicolás II, tapices japoneses, una alfombra turca y mucho más, todo lo que ha sido armónicamente incorporado en el edificio.

Durante la visita, también podrá ver y escuchar todo acerca de la no muy conocida Corte Permanente de Arbitraje, y la ya popular Corte Internacional de Justicia –esta última es el principal órgano judicial de las Naciones Unidas. La guía explicará las diferencias entre estas dos cortes y los motivos por los que una es más conocida que la otra, así como varias anécdotas sobre las reuniones que han tenido lugar en estos recintos. Tenga en cuenta que no se permite tomar fotos ni realizar videos en el interior del Palacio de la Paz, y puede que no se le permita ingresar a visitar las salas de estos dos tribunales, si se encuentran en período de sesiones al momento de su visita.

Mi plan era visitar el Museo Mauritiushuis justo después de la visita al Palacio de la Paz, pero me perdí en el camino y sólo llegué al museo a pocos minutos de su hora de cierre (17:00). Un poco decepcionada, me decidí a visitar el resto de la ciudad y encontré en mi camino el patio interno del Binnenhof, donde se encuentran los órganos de gobierno de Holanda. En el interior, y junto a la casa del parlamento, había una alfombra roja y un tráfico constante de grandes y elegantes coches de color negro, probablemente debido a un evento que tendría lugar en uno de estos recintos. El edificio más hermoso del Binnenhof, sin embargo, es la más antigua Ridderzaal, que sólo se utiliza para eventos especiales, o aquellos que cuentan con participación de la realeza.

Como un agente de policía amablementeme indicó, desde el exterior del Binnenhof, y bordeando la hermosa laguna que refleja los edificios de gobierno, se puede ver la pequeña torre cilíndrica en la que el Primer Ministro de Holanda tiene su oficina. Y fue desde allí que me dirigí a la plaza Plein (que en español significa simplemente “plaza”, los holandeses no son muy originales con los nombres!) , donde me senté en una terraza para disfrutar del sol de las 18:00 horas mientras ordenaba una cena temprana. Mi cena consistió en pato al horno con hortalizas y patatas, acompañado de una cerveza holandesa. Las terrazas en el Plein se encontraban llenas de lugareños y extranjeros que trabajan en los alrededores, probablemente en alguna de las muchas organizaciones internacionales, disfrutando de una copa y aperitivos después de la oficina.

Mi paseo por la ciudad terminó poco después. Mi plan era conducir hasta Ámsterdam y encontrar el alojamiento que había reservado para esa noche antes de que me encontrase la noche. Pero ¡este no sería mi última visita a La Haya durante mi viaje a Holanda, el Mauritiushuis seguía en mi lista de lugares a visitar!

 

También te puede interesar

Ámsterdam, una pequeña gran ciudad
La característica principal de Ámsterdam es que es una ciudad fácil de comprender. Ámsterdam no es...
Viaje a Amsterdam en coche
Amsterdam en coche: dónde aparcar y cómo encontrar su camino "Es más fácil viajar en el tren" –esta...
Visita al Museo de Van Gogh y recorrida por los canales de Ámsterdam en barca
Ésta es una oportunidad única para disfrutar dos de las grandes maravillas que tiene para ofrecerle...
AMSTERDAM, LA VENECIA DEL NORTE
Sin duda si hay algo que hace única a Amsterdam son sus Coffe Shops, sus casas flotantes y sus canales,...
join universe